La palabra generativa

El otro comportamiento transformador más poderoso

¿Cómo se puede “decir la propia verdad”, mientras al mismo tiempo se preservan las condiciones para un dialogo constructivo y la participación al trabajo? ¿Cómo se logra permanecer fiel a uno mismo – y a lo que se piensa y siente – pero encontrar una forma de comunicar que mejore la colaboración en vez de correr el riesgo de destruirla? ¿Cómo expresar la propia posición sin autocensura, de una forma que implique a los demás en lugar de alejarlos?

Aun cuando se apliquen los 7 principios de Escucha Generativa con diligencia, estas preguntas permean muchas relaciones de trabajo pero raramente se abordan de manera satisfactoria. Más a menudo que no, pensamos que si realmente dijéramos lo que sentimos o pensamos, podría dañar o destruir el status quo actual en las relaciones; crear conflictos insolubles y alienar a algunas de las partes interesadas, incluyendo nosotros mismos. El miedo a la auto-alienación, o a la fragmentación, impide que muchos digan lo que realmente sucede dentro de ellos; que compartan su verdadera perspectiva sobre la situación en cuestión. Otros, en cambio, “dicen las cosas tal como son” buscando fragmentación y polarización como una forma de funcionar o incluso de gobernar

Transformar nuestro modelo mental de conversación, de debate a dialogo

Lo que ambos enfoques comparten es el modelo mental que decir la verdad genera fragmentación, y que esto no se pueda evitar. Se basa en otro modelo mental, que considera el debate como la única forma de conversación productiva. Mis muchos años como consultor de organización me han demostrado que hay otra manera. Lejos de las técnicas de manipulación, hay una forma de estar plenamente presente en la conversación, no sólo invitando, sino también permitiendo que otros también estén presentes, de una manera que haga que todos sientan que son parte del mismo todo – la misma investigación en un fenómeno compartido: esto es lo que yo llamo Conversación Generativa.

La Conversación Generativa comienza con el estar presente a mí mismo en primer lugar, y de esa manera comienza con el 7° principio de Escucha Generativa. Si quiero decir mi verdad, tengo que conocer mi verdad. Por eso tengo que comprobar constantemente, en verdad: ¿cómo me siento en esta etapa de la conversación, y por qué estoy sintiendo esto?

Sobre esta base, la Conversación Generativa consiste en responder sinceramente a lo que los demás acaban de decir sin esperar que llegue mi turno para hablar, para poder decir algo que se me ocurrió hace 10 o 15 minutos. La Conversación Generativa ocurre aquí y ahora, cuando el pasado (mis pensamientos/ideas/perspectivas antes que los demás hablen) se encuentra con el presente (lo que recién se ha dicho) para desarrollar el futuro a través de este intercambio conversacional.

Habla estéril y destructiva

Aunque hacía tiempo que era consciente de la importancia de la calidad de la conversación para lograr resultados excelentes en situaciones de trabajo, la centralidad de la Conversación Generativa me impactó como una visión hace unos años en una reunión a alto nivel, precisamente por su ausencia. Imaginen esto: El Director Ejecutivo de una plataforma de inversiones recientemente fusionada contrató a nuestra compañía para facilitar la fusión de estas dos plataformas nacionales separadas, en una única europea. Convenimos en entrenar unos equipos de proyectos mixtos para desarrollar una visión de la ventaja competitiva que esta nueva plataforma podía aportar y crear prototipos de productos nuevos e iniciativas comerciales para que fuera una realidad. En una reunión específica convocada para recibir un informe de los equipos del proyecto, el Director Ejecutivo escucha las propuestas presentadas y contesta en maneras que simplemente cierran la conversación y quebranta la motivación de aquellos que se habían ofrecido voluntarios para participar en los equipos del proyecto. ¿Sus errores principales?

  1. Utilizar principalmente las expresiones “me gusta”, “no me gusta”: el tema ciertamente en esta etapa de la conversación, que consiste en recibir el trabajo producido, no es si una idea guste sino a) asegurarse de haber entendido y b) comprobar si tiene sentido comercial. Al responder solo con me gusta o no, el Director Ejecutivo no abre la vía necesaria para afinar el prototipo propuesto y explorar como integrarlo al portafolio actual.
  2. Trabajar con suposiciones no probadas: Muchos de sus comentarios nos indicaron claramente (tras haber trabajado con los equipos del proyecto) que el Director Ejecutivo no entendía completamente las propuestas y más bien reaccionaba a las mismas basándose en muchos supuestos no probados. Por consiguiente, una buena parte de la conversación se basó en fundamentos inciertos, cuando un poco de humildad lo habría llevado a pedir aclaraciones y, por lo tanto, asegurar que las bases fueran sólidas.
  3. “No funcionará”: otra de sus respuestas comunes era declarar abiertamente que las soluciones propuestas no funcionarían. Ningún dialogo acerca de lo que parecía faltar, lo que planteaba cuestiones, acerca de cómo pensaran abordar uno u otro asunto – no, de nuevo solo un juicio que cerraba el camino a una posible exploración mutua, dejando apenas espacio para promover y convencer, dos procesos comúnmente utilizados en el debate.

Por lo tanto, a esta etapa de la reunión, teníamos una serie de equipos del proyecto desmotivados, convencidos que el enfoque co-creativo sólo era una fachada detrás de la cual se hallaba un patriarca gobernante y malhumorado; y no habíamos avanzado en el desarrollo de iniciativas de valor añadido, motivadoras y destinadas al éxito de esta fusión. Por suerte, identificamos rápidamente este modelo disfuncional de interacción y logramos unos cambios veloces en la facilitación del resto de la reunión de modo que finalmente produjo los resultados esperados.

Un marco para la Conversación Generativa

Las directrices que elaboramos ese día en particular han evolucionado mediante nuestra práctica de cientos de conversaciones organizacionales (algunas de ellas un éxito real, otras maravillosos fracasos) en lo que considero un marco fundacional para la Conversación Generativa:

La Palabra Generativa: El otro comportamiento transformador más poderoso

Este marco está diseñado para permitir que cualquier persona involucrada en una reunión, un taller, una revisión de rendimiento o una negociación comercial, desempeñe su papel en la calidad de la conversación que se está teniendo respondiendo desde una de las cuatro posiciones, independientemente de su papel en la organización. Se presenta en forma de matriz, diferenciando lo que está presente en lo que oí de lo que no lo está, y lo que enriquece la imagen emergente de lo que la obscurece:

1. Posición I: Lo que entiendo que tú dices, lo que ahora me queda más claro. Esta es la posición tradicional de la reformulación, dirigida tanto a comprobar la propia comprensión como a transmitir a otros que se ha estado escuchando atentamente lo que estaban diciendo. Más allá de eso, es una manera de definir continuamente un terreno común basado en el significado compartido. Esto no significa que hay que estar de acuerdo con ellos, pero al menos estos son los puntos que todos tienen claros. En lugar de compartir su juicio personal sobre lo que le gustaba o no le gustaba, es desde aquí que el Director Ejecutivo, del ejemplo anterior, hubiera debido comenzar a responder.

2. Posición II: Lo que no entiendo, lo que aún se necesita aclarar. En relación directa con el principio 6 de la Escucha Generativa, este es un momento para consolidar el terreno en el que se está en la conversación para que lo que siga no se base en fundamentos inciertos. Una vez más, es una manera de demostrar que realmente se ha estado escuchando, sin embargo no se ha logrado captar el significado que se transmite. Al plantearlo, se puede realmente ayudar a los demás a afinar el propio pensamiento encontrando otras palabras para transmitir la propia idea. Puede requerir un poco de humildad, si uno prefiera no presentarse como alguien que no entiende, pero la experiencia me ha demostrado que la humildad genuina en esta etapa fortalece la relación. La Posición II es la que el Director Ejecutivo del ejemplo, tristemente, no se atrevió a asumir inicialmente y necesitó tiempo para adoptar.

3. Posición III: Nuevas ideas provocadas por lo que usted dijo – aunque no están presentes en lo que dijo. A menudo cuando se escuchan las personas (o incluso se lee un artículo) y se deja la mente vagar, surgen nuevas ideas creativas. Esto es valioso y no se debe dejar simplemente disipar, aunque al mismo tiempo es fundamental reconocer que los que hablaron no plantearon estas ideas y por lo tanto no necesariamente estén de acuerdo. Si no se reconoce y uno se comporta como si ellos lo hayan dicho sólo porque a usted se le ocurrió mientras ellos hablaban, se integran suposiciones a la conversación que luego pueden volver a perseguirlo, poniendo en peligro la alianza que se estaba creando hasta el momento. Al mismo tiempo, si se les ocurrieron estas ideas mientras los demás hablaban tal vez es porque su discurso comportaba parte de las ideas que le vinieron a la mente. Reconociendo la propia nueva idea puede entonces aportarles esa conciencia y luego realmente reclamar un significado compartido.

4. Posición IV: Lo que me parece fundamental pero no estoy escuchando. La Posición IV es probablemente la más importante, la que puede acercar a las personas en lugar de alejarlas. Al comienzo de la reunión esa posición faltaba totalmente en el comportamiento del Director Ejecutivo del ejemplo anterior y por consiguiente alejaba de si sus equipos del proyecto. Sin embargo, sus “no me gusta” o “no puede funcionar” sugerían algo más, si lo mirábamos de cerca. De hecho, una simple pregunta lo reveló – la pregunta “¿Por qué?”: ¿Por qué no te gusta o por qué piensas que no funcione? Cuando se le preguntó, logró expresar preocupaciones importantes sobre ciertos parámetros clave del cuadro global que parecían faltar en las propuestas, y sobre la viabilidad económica cuando consideraba no se había tomado en cuenta otros elementos. Una vez expresados, se abrió la puerta a la respuesta de los equipos del proyecto y la conversación pudo entrar a un espacio realmente Generativo. El aprendizaje aquí es que si te sientes obligado a reaccionar con respuestas del tipo “No me gusta, no funciona, no tiene sentido” etc., pregúntate primero: ¿Por qué pienso/siento esto? ¿Qué es lo que me parece fundamental pero que no estoy escuchando? Y contesta desde ese espacio…

Transformación: de la fragmentación a la Totalidad

Los 7 principios para la Escucha Generativa y ahora este marco para la Conversación Generativa son, según mi experiencia, los dos comportamientos transformadores más poderosos puesto que apuntan a aportar totalidad e integración; por consiguiente, no solamente una inteligencia colectiva sino también una potencia colectiva – es decir la capacidad del todo de actuar con su fuerza colectiva poderosa. Transforman no solamente el contenido sobre el que basamos nuestros análisis y decisiones a través del desarrollo de un cuadro más completo, más integrado y más pertinente de la situación en su conjunto. Pero también transforman el proceso social que produce ese cuadro, de un proceso de debate, de discusión y antagónico a uno curioso, investigador, colaborativo e integrador que de hecho crea una experiencia de Totalidad. Y es precisamente esa experiencia de Totalidad que libera la potencia colectiva…

Si al principio puede parecer engorroso tener que pensar en los 7 principios y el cuadro, recuerden el proceso con el que aprendieron a andar en bicicleta. Al principio se siente como una máquina extraña; luego, después de horas y horas de práctica, de repente sucede: ya no es uno que intenta mover esta máquina, sino es ella que ahora lo mueve a uno…

Articles liés

error: Content is protected !!